Seleccionar página

(Notimex).- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, realizó el día de ayer sorpresivos cambios en el gabinete, entre ellos la designación de un nuevo ministro de Economía, luego de terminar su obligado reposo médico de 40 días.

cristina_fernandez_de_kirchner_0
La noche de ayer, sin aviso previo, el vocero presidencial Alfredo Scoccimarro leyó un breve comunicado en la Casa Rosada para informar que el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, será jefe de Gabinete en sustitución de Juan Manuel Abal Medina.

En la estratégica cartera de Economía, Hernán Lorenzino fue reemplazado por Axel Kicillof, un joven economista que hasta ahora ocupaba el cargo de viceministro, aunque cada vez tenía mayor influencia en las decisiones económicas.

Lorenzino, quien padeció las consecuencias de una entrevista en la que dijo a una periodista “me quiero ir”, para evitar las preguntas, quedará a cargo de la reestructuración de la deuda y será propuesto como embajador ante la Unión Europea.

Otro cambio que sorprendió a la opinión pública fue la designación del actual presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Carlos Casamiquela, como ministro de Agricultura, en lugar de Norberto Yauhar.

En el Banco Central, Mercedes Marcó del Pont fue sustituida por Juan Ignacio Forlon, quien hasta ahora ocupaba el cargo de director de esta institución.

Analistas locales anticiparon que el mensaje que envía la mandataria es la de una fuerte reestructuración en las políticas económicas, en medio de la incertidumbre por la caída de las reservas y el descontento social por los férreos controles a la venta de dólares.