Seleccionar página

Un estudio reveló que los perros sí tienen sentimientos y emociones como muchos lo sospechábamos.

PERRO

Gregory Berns, profesor de neuroeconomía de la Emory University en Atlanta (Georgia, EE.UU.), junto a otros especialistas, analizó imágenes de resonancia magnética del cerebro de varios perros. En el estudio, se descubrió que estos animales utilizan la misma parte del cerebro para sentir que los humanos.

Al no ser capaces de expresar sus sentimientos como los humanos, para el estudio se monitoreo a los perros a través de su actividad cerebral.

Berns señaló para el diario The New York Times, que para realizar los escáneres utilizan sedantes para inmovilizar a las mascotas y mantenerlas tranquilas durante las pruebas, de lo contrario no podrían hacerse, aunque recalcó que no se puede estudiar la actividad cerebral de un animal anestesiado.

Ante la disyuntiva, realizaron una mentonera hecha a la medida de cada perro, con lo que se quedaran quietos por 3o segundos. Al concluir las pruebas vieron que los perros tenían una similitud con los humanos en la parte del cerebro que se activa al gustarnos algo.

En los perros aumentó la actividad de esta región cuando se exponían a alimentos y olores de humanos conocidos.

“La actividad cerebral de los perros aumentó en respuesta a las señales de mano que indican alimentos, ante los olores de los humanos conocidos y por el regreso del dueño. ¿Estos hallazgos demuestran que los perros nos aman? No del todo. Pero muchas de las mismas cosas que activan el núcleo caudado humano, que se asocian con emociones positivas, también activan el cerebro de los perros. Los neurocientíficos llaman a esto una homología funcional y puede ser un indicio de emociones caninas”, explicó.