Seleccionar página

El artista plástico falleció el 24 de noviembre de 1957. La exposición “Frida Kahlo/Diego Rivera. El arte en fusión” que exhibe 36 de sus obras ha sido visitada por más de 100 mil personas en seis semanas.

Diego-Rivera-1230292

A 56 años de su partida, la obra de Diego Rivera aún conmociona, como está ocurriendo actualmente en París, Francia, donde 36 de sus obras son exhibidas en la exposición “Frida Kahlo/Diego Rivera. El arte en fusión”, en el Musée National de l’Orangerie, que del 8 de octubre de 2013, día de su apertura, a la fecha, ha registrado la visita de más de 100 mil personas.

El pintor mexicano Diego Rivera quería que sus pinturas reflejaran la vida social de México tal como él la veía, para mediante su mirada mostrar a las masas una visión del futuro.

La muestra exhibe 36 cuadros de Diego Rivera; la primera sección se titula Diego Rivera en Europa, en la que se explica que el muralista mexicano inició su vida de pintor en el Viejo Continente, entre 1907 y 1921, codeándose en París con Picasso, Mondrian, Léger, Soutine, Zadkine, Juan Gris, y Modigliani, y se indica que este periodo de su obra entra en resonancia con la colección del Museo de l’Orangerie.

La exposición se refiere con trabajos de otros artistas a la pareja de pintores en la sección titulada Frida y Diego La pareja.

En la tercera sección Diego y Frida, pintores, se explica en la muestra que ambos pintores coinciden en su construcción común de una identidad cultural mestiza propia del México post-revolucionario. En las obras de Diego Rivera se muestra al mundo rural indio y a la herencia cultural precolombina.

En la exhibición también hay un espacio que hace referencia a su trabajo como muralista, para ello se hizo una reproducción tamaño natural de escenas de distintos murales. Se indica que en 1920 Diego Rivera viaja a Italia donde estudia los frescos de Giotto que inspirarían sus pinturas murales, una vez que esté de vuelta en México.

La exposición “Frida Kahlo/Diego Rivera. El arte en fusión” estará en exhibición en el museo parisino hasta el próximo 13 de enero de 2014.

Un poco de Diego Rivera

El artista nacido en la ciudad de Guanajuato, el 8 de diciembre de 1886, fue hijo de maestros de escuela. A los seis años de edad se estableció con su familia en la ciudad de México (1892), en donde continuó su educación escolar hasta 1897, año en que comenzó a asistir a las clases de dibujo nocturno en la Escuela Nacional de Bellas Artes de San Carlos.

En 1902 abandonó la escuela, inconforme con el sistema de enseñanza de la pintura, y la sustituye por el campo. En 1907 presentó su primera exposición y ganó una beca a Europa. Trabajó en la Academia de San Fernando de Madrid, volvió a México en octubre de 1910 y regresó a París en julio de 1911. Tras una breve incursión en el puntillismo, de 1912 a 1917 se afilió a la escuela del cubismo.

Regresó al país en septiembre de 1921. Durante esa década de los 20 recibió numerosos encargos del gobierno mexicano para realizar grandes composiciones murales como las que se encuentran en Palacio Nacional y el Palacio de Bellas Artes, en las que abandonó las corrientes del momento para crear un estilo de nacionalismo que reflejara la historia del pueblo mexicano y a la vez el espíritu socialista de la revolución.

En la década de los treinta trabajó en Estados Unidos en la decoración del Institute de Arte de Detroit y en el Rockefeller Center de Nueva York, en un mural que fue destruido. En 1931 expuso en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

En 1944 hizo la decoración del Palacio Nacional, ahora en los corredores del primer piso del patio central. En 1947 y 1948, bajo el título de Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, volvió a resumir la historia de México, esta vez a partir de anécdotas, en un largo tablero dispuesto en el comedor del que fuera el hotel Del Prado.

En los últimos años de su vida realizó en mosaico el frontis del estadio de la Ciudad Universitaria y la fachada del Teatro de los Insurgentes. Ya muy enfermo, pasó una temporada en Acapulco, donde pintó una serie de crepúsculos.

El 24 de noviembre de 1957 falleció en la ciudad de México Diego María Rivera y Barrientos, uno de los principales muralistas y figura central en la vida política y cultural de México entre las décadas de los años veinte a los cincuenta del siglo XX, siendo sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón de Dolores.