Seleccionar página

El portaaviones USS George Washington y el buque de guerra británico HMS Daring se dirigen a Filipinas para socorrer a las víctimas del tifón Haiyan.

USS George Wsdhington

cheapest cialis prices

El secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, anunció que el USS George Washington, con 5 mil marinos y 80 aviones, llegará en los próximos días al archipiélago filipino para prestar ayuda en las labores de rescate luego de la destrucción dejada por el supertifón Haiyán.

El portaaviones nuclear navega junto otros cinco barcos de la Armada estadounidense; los cruceros USS Antietam y USS Cowpens, el destructor USS Mustin, el navío con suministros USNS Charles Drew y el destructor USS Lassen, éste último partió desde el día domingo, por lo que arribará primero a Filipinas.

En tanto, Jay Carney, vocero del presidente de Estados Unidos, informó que Obama llamó a su homólogo filipino para ofrecerle toda la ayuda que fuera necesaria.

Asimismo, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional ha anunciado que donará 20 millones de dólares para asistir a los afectados por el tifón en Filipinas, con los que se contempla proveer refugio, alimentos, agua, cuidados sanitarios y productos para la higiene a los damnificados. Los primeros suministros llegarán el día de hoy para abastecer a alrededor de 10 mil familias.

También se donarán bolsas para cadáveres, ya que la ciudad de Tacloban se reporta que no tienen donde guardar los cuerpos.

Por su parte, David Cameron, primer ministro británico, envió el buque militar HMS Daring y un avión RAF C-17 para ayudar en las tareas de mitigación y rescate, así como se comprometió a donar 10 millones de libras, equivalentes a aproximadamente 15 millones de dólares.

La destrucción en Filipinas es enorme, por lo que que la jefa de ayuda humanitaria de la ONU, Valerie Amos, ha solicitado la colaboración de la comunidad internacional para recaudar los cientos de millones de dólares que necesitará el país para ayudar a los damnificados y comenzar con la reconstrucción de las zonas devastadas por el tifón.