Seleccionar página

La Junta de Gobierno de Banco de México encontró de nuevo consenso unánime en su última reunión luego de que todos sus miembros votaron a favor de recortar por tercera vez en el año la tasa de referencia y advertir al mercado que ese recorte sería el último de 2013 y en el “futuro previsible”.

banco-de-mexico-600x300

Tras disensos en las últimas dos reuniones en las que las autoridades monetarias optaron por bajar la tasa de referencia, una en marzo de este año en donde la votación a favor del recorte de medio punto porcentual fue de 4 contra un voto en contra, y otra en septiembre en donde tres miembros de la Junta se inclinaron a favor del recorte de un cuarto de punto porcentual y dos en contra, ahora no hubo ningún voto disidente.

“Todos los miembros se pronunciaron a favor de reducir el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en 25 puntos base, añadiendo que no serían recomendables reducciones adicionales en el futuro previsible”, dijo Banco de México en las minutas que dio a conocer de la reunión que celebró hace dos semanas.

La reencontrada armonía entre los cinco miembros de la Junta de Gobierno del banco central mexicano no fue hasta eso una gran sorpresa, como si lo fueron los votos disidentes, la primera vez en la historia de Banco de México en que eso ocurre.

Para el último recorte, todos los analistas lo anticipaban dados los últimos indicadores económicos que dejaban en claro que México estaba aún lejos de registrar un repunte económico y que además la Reserva Federal estadounidense no iba a retirar su programa de compra de bonos.

Ambos factores, aseguraban el recorte que finalmente se dio y que permitió a los cinco miembros de la Junta coincidir en la medida que Banco de México debía adoptar para tratar de ayudar a la economía mexicana a crecer sin, al mismo tiempo, poner en riesgo su meta inflacionaria anual de 3%.

Claro que al mismo tiempo la Junta si sorprendió al mercado al enviar un claro mensaje de que ya no habría más recortes este año y en los meses venideros. Una claridad pocas veces vista en autoridades monetarias en México y el extranjero.

La Junta “considera que no serán recomendables reducciones adicionales al objetivo para la tasa de interés de referencia en el futuro previsible”, dijo el banco central en el comunicado en el que reveló la decisión de política monetaria de sus autoridades hace dos semanas.

La franqueza del banco central mexicano llevó a los expertos a pronosticar que cualquier cambio en materia de tasas de interés no ocurrirá sino hasta dentro de año y medio. De acuerdo a la última encuesta quincenal de Banco Nacional de México (Banamex), la próxima acción que tomarán las autoridades de Banco de México será en marzo de 2015 cuando suban en un cuarto de punto porcentual su tasa de referencia de 3.5% a 3.75%

Bajo ese escenario, donde el banco central mantendrá su tasa de referencia sin cambio, los economistas y el propio Banco de México estiman que México logrará crecer a una tasa de entre 3 y 4% el próximo año, luego de que muy probablemente termine creciendo a un ritmo de 1.2% este año, una tasa muy por debajo de la originalmente estimada de 3.6% e inferior en más de la mitad al crecimiento de México del año pasado de 3.9%.

La estimación del crecimiento para 2014, se basa en el caso del banco central en que la economía está comenzando a ofrecer algunos esbozos de un mayor crecimiento y de que un mayor gasto público, combinado con menores tasas de interés, podrían dar impulso a una alicaída economía mexicana.

“Van a mantener las tasas sin cambios durante un largo período de tiempo”, dijo Gabriel Lozano, economista en jefe en México para JP Morgan Chase, en una entrevista telefónica con la agencia de noticias Bloomberg. “El banco central considera a la política fiscal como estímulo de la economía”.

El presidente Enrique Peña Nieto recibió la semana pasada la aprobación del Congreso para incrementar el gasto el próximo año y registrar un déficit presupuestario equivalente a 1.5% del producto interno bruto.

Banco de México “cerró la puerta a los recortes porque el crecimiento está a la vuelta de la esquina, ayudado por una gran dosis de gasto fiscal”, escribió Benito Berber, estratega de Nomura Holdings, en un correo electrónico en respuesta a preguntas de Bloomberg.

Además, un informe del jueves de la agencia nacional de estadísticas mostró que los precios al consumidor subieron en octubre más de los previsto. Si bien la inflación anual se mantuvo dentro del rango establecido por el banco central de entre 2 y 4% el repunte inflacionario corroboró la decisión de Banco de México de anunció que no habría más recortes en los próximos meses.

El Banco Central también elevó su pronóstico para la inflación de éste y el próximo año a 3.5% ante el impacto que muy probablemente tenga en el nivel general de precios los nuevos impuestos a la comida chatarra y a las bebidas azucaradas y que comenzarán a aplicar el 1 de enero.

Claro que, de acuerdo a Banco de México, los nuevos impuestos tendrán un impacto moderado y temporal.

El Congreso aprobó un impuesto del 8% a aquellos alimentos que tengan más de un cierto contenido calórico, mientras que los refrescos y otras bebidas azucaradas deberán pagar 1 peso por litro.

Al mismo tiempo, los legisladores acordaron homologar el Impuesto al Valor Agregado en la franca fronteriza al resto del país, por lo que la tasa de ese impuesto subirá de 11 a 16%, como está el Impuesto al Valor Agregado, o IVA, a nivel nacional.

Para algunos economistas, no es claro si esa homologación golpeará a los precios de los bienes y servicios en la frontera ya que, de acuerdo a autoridades gubernamentales, los precios finales en las fronteras de México son iguales a los del resto del país, por lo que la menor tasa de IVA que se ha cobrado hasta ahora ahí no estaba generando menores precios como se esperaba que ocurriera.

logo sura posts grande

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx