Seleccionar página

La Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) publicó una lista con los 10 “hackers” más peligrosos del mundo, por lo que ofrecen una recompensa de 100 mil dólares por información que ayude a su captura.

hackers_mas_buscados-595x300

El listado, publicado en el sitio web de la agencia, muestra la imagen de cada uno de los hackers con su biografía, descripción física, señas particulares, nombres clave, delito del que son acusados y recompensa .

Alexsey Belan, un joven ruso de 26 años encabeza la lista, y es acusado de robar datos e información de tres compañías en Estados Unidos. De acuerdo con el FBI, el joven de 26 años utilizó esa información para venderla en el mercado negro.

Le siguen Farhan Arshad y Noor Aziz Uddin, de origen paquistaní, quienes son señalados por corromper sistemas telefónicos a nivel global y causar pérdidas de más de 50 millones de dólares a operadoras de redes y empresas especializadas.

Carlos Pérez-Melara es el único latino de la lista y es perseguido por distribuir malware haciéndose pasar como investigador privado, después utilizaba la información obtenida para su beneficio y venta en el mercado negro.

En tanto Andrey Nabilevich, también ruso, está acusado de infectar más de cuatro millones de equipos de cómputo en 100 países, es responsable de haber participado en la operación Clic Fantasma, distribuían malware que redirgía a sus víctimas a sitios web maliciosos.

A Peteris Sahurov se le acusa de vender programas maliciosos capaces de provocar pérdidas de hasta dos millones de dólares, además de comprometer el sitio web de un periódico, lo que provocó que los lectores del mismo también fueran infectados y obligados a comprar un supuesto antivirus por 50 dólares.

Artem Semenov realizó operaciones de fraude cibernético en Nueva York y se le acusa además de reclutar mulas de lavado de dinero para abrir y transferir dinero desde cuentas bancarias legítimas.

Por su parte, Alexandr Sergeyevich Bobnev es responsable de corromper cuentas de inversionistas para transferir dinero a sus cuentas bancarias.

Por último, Shaileshkumar P. Jain y Bjorn Daniel Sundin son perseguidos por defraudar usuarios en más de 60 países y generar pérdidas de 100 millones de dólares en la venta de supuesto software de seguridad.