Seleccionar página

Las golosinas son una tentación a la que pocos se resisten. Sus atractivos colores y formas atraen a niños y mayores, que se dejan arrastrar por la variedad de sabores que deleitan sus paladares.

miguelito

Si bien es cierto, las golosinas son “calorías vacías”, con un valor nutritivo casi nulo y el abuso en su consumo produce perjuicios a la salud que pueden ir desde caries hasta obesidad y diabetes, éstas nacieron a raíz de la necesidad del hombre por encontrar un alimento ligero que sirviese de sustento para sus largos viajes, algo pequeño, fácil de transportar y que además le produjese energía.

Independientemente del tema nutrimental, existen buy cheapest viagra golosinas que han sobrevivido al paso del tiempo, por eso aquí enlistamos una docena de nuestras favoritas:

1.- Miguelito: Después de ser despedido de la compañía donde trabajaba, Valente González Francisco encontró una fórmula para crear una pulpa que en un principio, repartía en tiendas y dulcerías en bicicleta. En 1973 creó el tan famoso “Chamoy Miguelito Polvo Enchilado y de Sabores”, gozando inmediatamente de gran popularidad.

2.- Chocolate Vaquita: Su envoltura color morado y rosa, la cual era decorada con uno de estos animales, fue durante mucho tiempo una de las golosinas más populares. La tableta de este dulce se puede comprar aún por unos cuantos pesos.

3.- Selz Soda: Quién no ha probado estos dulces. Estos caramelos cuentan con más de 45 años en el mercado mexicano. Tienen dentro un polvito efervescente, el más conocido es el de cubierta sabor refresco de naranja, aunque también se puede encontrar en sabores uva, fresa y limón.

selz-680x453

4.- Paleta Payaso: Nace en 1972 y aunque no siempre fue como hoy la conocemos, sigue en el gusto de los consumidores. Al principio, fue de hojuela de maíz con su característica cobertura de chocolate y gomitas en forma de ojos y boquita. Hoy, ha cambiado para ser un delicioso malvavisco cubierto de chocolate y con sus ya tradicionales elementos.

5.- Pecositas: Diminutas bolitas ácidas, las cuales eran distribuidas en tubitos de plástico. Algunos preferían meterse a la boca todo el dulce; otros, disfrutaban de hacerlo lentamente. Hoy en día se siguen vendiendo.

6.- Duvalín: Incursionó en el segmento de golosinas untables de la industria de la confitería. Se trata de un nougat de sabor avellana/vainilla, avellana/fresa y fresa/vainilla. Su slogan decía “A Duvalín no lo cambio por nada”.

7.- Sugus: Fueron muy populares en la década de los 80 en México, principalmente por su gran variedad de sabores. Se crearon en 1931 y su nombre viene del vocablo escandinavo “suge” que significa lo mismo que chupar. A pesar de que en el mercado aparecieron otras marcas con distintos nombres, todo mundo les llama popularmente “sugus” a cualquier caramelo con la forma cuadrada de éstos.

8.- Brinquitos: Más de uno se lo comía con todo y envoltura. Se venden actualmente, distribuidos en sobres de colores, los cuales guardan en su interior chile piquín ácido. Su envoltura es ilustrada con una ranita.

9.- Pez: Comenzó a comercializarse en Austria como un dulce de menta comprimido en 1927, y en 1952 se introduce el producto en Estados Unidos, donde se decidió enfocar el producto a un público infantil mediante la venta de dispensadores con cabezas de personajes de Walt Disney, con lo que consigueron una buena aceptación y dieron a conocer la marca a nivel mundial. Desde entonces, se han creado más de 550 modelos diferentes, que son considerados incluso como objetos de colección.

10.- Salvavidas: Se inventaron en 1912 con la intención de crear un dulce capaz de sobrevivir al calor del verano, a diferencia de los caramelos de chocolate. El sabor original era “Pep-O-Mint”, es decir, de menta. Con el paso del tiempo se agregaron sabores como limón, piña, naranja, cereza y uva, y se convirtieron en un básico de la infancia de cualquiera.

chicle motita

11.- Chicles Motita: Se anunciaba en la televisión en los 80 como el chicle “que hace las bombas más grandes”. Un tigre animado era el encargado de promocionar los ocho sabores diferentes, de los cuales destacan el de tutti-frutti y plátano. Se vendían a un precio muy económico y su presentación era en forma de “tubito”.

12.- Chiclosos Ko-ri: Podías masticarlos por varios minutos sin que perdieran su sabor a café y chocolate; eran los favoritos de muchos niños.

 

Ana E. Martínez-Gracida Núñez

Twitter: @Moroccotopo77