Seleccionar página

El supertifón “Haiyan”, uno de los ciclones tropicales más fuertes vistos hasta el momento, tocó tierra este jueves en Filipinas con vientos sostenidos de 315 kilómetros por hora y ráfagas de 380 kilómetros por hora, dejando a su paso al menos tres personas muertas, entre ellas, un niño de un año.

hayian

Ante la fuerza del meteoro, el gobierno de Filipinas ordenó la evacuación masiva de población en laderas de montaña y zonas del litoral situadas en la trayectoria del tifón. Al mismo tiempo, emitió el estado de alerta en 40 provincias, cinco de las cuales -Samar Oriental, Samar, Leyte, Leyte Meridional y las Islas Biliran- se encuentran en alerta máxima.

“Haiyan”, que tiene un diámetro de unos 600 kilómetros y atraviesa el centro de Filipinas de este a oeste, fue calificado como un “supertifón”, nombre que se le da a este fenómeno meteorológico cuando sus vientos superan los 240 kilómetros por hora.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, se dirigió hoy a la nación en un discurso televisado en el que advirtió que “se espera que este tifón sea más intenso que ‘Bopha'”, que el pasado diciembre dejó unos mil 800 muertos y desaparecidos en el país.

Se espera que la tormenta salga de la zona filipina el próximo domingo.

Los gobiernos locales de varias provincias suspendieron las clases, mientras que los guardacostas instaron a todas las embarcaciones a no salir a navegar.

Además, las compañías aéreas suspendieron media docena de vuelos, y se espera que muchos más sean cancelados mientras el tifón atraviese el país.