Seleccionar página

La policía preventiva de Turquía utilizó gas lacrimógeno para dispersar a manifestantes kurdos que realizaban una protesta en contra de los planes del gobierno de construir un muro divisorio en la frontera con Siria.

kurdos

Miles de jóvenes portando banderas kurdas rojas, amarillas y verdes, se reunieron para manifestarse en contra de los planes en la ciudad turca de Nusaybin, separada de la ciudad siria de Qamishli por una barda de púas y una franja considerada “tierra de nadie”.

Turquía ha comenzado a construir un muro de 2 metros de alto en su parte fronteriza con Siria para frenar el flujo de personas que traspasan el territorio de manera ilegal.

La minoría kurda percibe que la medida gubernamental turca es un esfuerzo para evitar que las comunidades kurdas de ambos lados de las fronteras, tanto el turco como el sirio, estrechen lazos.

Los grupos kurdos sirios afirman que han capturado más territorio de los rebeldes islamistas en el noreste de Siria en las últimas semanas, reafirmando su control sobre la zona, en la que quieren establecer un régimen autónomo.

Sin embargo, sus logros representan una “amenaza” para Ankara, que busca establecer la paz en su propio territorio con miembros del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK) mismo que ha luchado por una mayor autonomía kurda en Turquía por tres décadas.