Seleccionar página

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó ayer que los homosexuales extracomunitarios tienen derecho al estatus de refugiado en la UE si son perseguidos en su país de origen con penas de cárcel por su orientación sexual.

TJusticiaUE

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea consideró este jueves que los homosexuales de países donde se aplican de manera efectiva penas relacionadas con la orientación sexual pueden considerarse perseguidos y recibir asilo.

Esta sentencia se dio por el caso de tres ciudadanos de Sierra Leona, Uganda y Senegal respectivamente, quienes solicitaron asilo en Holanda, argumentando que tienen miedo de ser perseguidos en sus países de origen por su orientación sexual.

Los actos homosexuales son considerados delito en los tres países y están sancionados con penas que van desde multas muy elevadas a penas de prisión, incluso, de cadena perpetua para ciertos casos.

La máxima instancia judicial comunitaria señala, no obstante, que para considerar que existe persecución no basta con que haya en el país de origen del demandante una legislación que penalice su orientación sexual, sino que se aplique.

Recalca, sin embargo, que para que una violación de los derechos fundamentales constituya una persecución tiene que alcanzar cierta gravedad, y estima que corresponde a las autoridades nacionales determinar si en la práctica se aplica la pena privativa de libertad en el país de origen del demandante.

El Tribunal precisa, que no es legítimo esperar que, para evitar ser perseguida, una persona que solicita asilo oculte su homosexualidad en su país de origen.