Seleccionar página

Bank of America Merrill Lynch declaró que la reforma fiscal aprobada por el Congreso y basada en la propuesta enviada por el presidente Enrique Peña Nieto, generará un déficit fiscal grande. 

Capistran

Dicha propuesta, indica el banco, no sólo generará un gran déficit fiscal, sino que también debilitará las finanzas públicas del Estado, debido a que “terminó incrementando la deuda más de lo que logrará recaudar en 2014”.

Según Carlos Capistrán, economista en jefe de Merrill Lynch para México, estos cambios fiscales incrementarán la recaudación en 184 mil millones de pesos, lo que significa un poco más del 1% del Producto Interno Bruto (PIB) del 2014.  La mayor parte de esta nueva recaudación será a través del impuesto a la gasolina y de la nueva aplicación progresiva al impuesto sobre la renta.

Sobre la propuesta original, los cambios más importantes residen en el aumento del porcentaje máximo a pagar por el Impuesto Sobre la Renta, el cual subió de 30% a 35% dependiendo del nivel de ingresos, y el nuevo impuesto a alimentos chatarra.

La miscelánea fiscal incrementará el gasto en 350 mil millones de pesos, es decir el 2% del PIB, el cual puede ser utilizado para seguridad social e infraestructura.

Contrasta la falta de acciones en temas de transparencia y rendición de cuentas; la deuda incrementará en un 0.4% del PIB en 2013 y 1.5% del PIB en 2014. Se calcula que las necesidades financieras del sector público serán en total de 4.1% del PIB en 2014.

Por último, Capistrán mencionó que desde la primera mitad del 2013 la actividad económica en México se ha desacelerado, lo que ha provocado que la producción sea negativa. Esto debido principalmente al debilitamiento de la demanda externa, aunque también hubo causas internas que lo provocaron.