Seleccionar página

La fiebre del oro que propulsó los precios del metal precioso a una cadena de crecimientos anuales por 12 años está a punto de acabar con un gemido.

oro

En septiembre, el banco central de Rusia vendió oro por primera vez en un año, de acuerdo a los datos más recientes del Fondo Monetario Internacional, o FMI. Desde principios de 2010, Rusia ha sido responsable del 30% de todas las compras de oro realizadas por los bancos centrales que le reportan al FMI.

Al igual que otros países de mercados emergentes, Rusia compraba oro para diversificar sus reservas en divisas extranjeras. El retroceso de Rusia y otros países es el último factor en influir en los precios del oro, que han caído 19 % hasta la fecha este año. La última vez que los precios del oro registraron una pérdida anual fue en el año 2000.

Inicialmente, el ascenso del oro fue producto de la introducción de productos financieros a mediados de la década de 2000 que hizo que el metal fuera más accesible para los inversionistas de todo tipo.

Después de la crisis financiera, su avance se intensificó ya que los inversionistas compraron oro ante los temores de que las políticas de dinero fácil de los bancos centrales pudieran recrudecer la inflación y disminuir el valor de los papeles moneda.

Cinco años después, la inflación se mantiene baja, atenuando así el atractivo del oro como inversión segura.

El oro, que no produce rendimientos y cuya posesión puede resultar costosa, también parece ser menos atractivo en comparación con las inversiones más tradicionales. La creencia generalizada que priva entre muchos inversores y analistas de que la Reserva Federal va a reducir paulatinamente pronto su programa de compra de bonos ha propulsado los rendimientos de los bonos, y el crecimiento económico sostenido Estados Unidos ha llevado los principales índices bursátiles de regreso a territorios elevados récord.

“El oro realmente no tiene mucho que ofrecer”, dijo Joseph Murphy, analista que ayuda a administrar cerca de 2,000 millones de dólares en Hermes Commodities, unidad de Hermes Fund Managers en Londres. Hermes ha reducido sus posiciones en oro este año. “La gente está viendo más oportunidades ya sea en los bonos o las acciones. ”

Administradores de fondos de cobertura famosos se han visto atrapados en la caída de este año. El fondo de inversiones en oro Paulson de John Paulson ha perdido dinero. En junio, el veterano seleccionador de acciones Jeffery Vinik cerró su fondo de cobertura y les regresó varios miles de millones de dólares a los inversionistas tras los malos resultados relacionados con una apuesta a destiempo en acciones de extracción de oro, mismas que tienden a emular el comportamiento de los precios del oro.

Los bancos centrales vendieron oro regularmente hasta 2009. Pero en 2010 y de manera conjunta, estos se convirtieron en compradores netos. Éste contrastante cambio fue provocado por los bancos centrales de los mercados emergentes, los cuales estuvieron enfrentando un rápido aumento en sus reservas extranjeras resultado de sus grandes excedentes comerciales.

Sin embargo, este año la situación ha cambiado. Debido a la desaceleración del crecimiento económico y la creciente preferencia de los inversionistas por los activos del mundo desarrollado, los bancos centrales de mercados emergentes han estado usando sus reservas de efectivo para frenar la crisis económica y apoyar sus monedas. Eso ha hecho que haya menos dinero disponible para comprar oro.

En 2013, los bancos centrales están en vías de reducir sus compras de oro en 34%, según previsiones de la consultora en metales Thomson Reuters GFMS. Este retroceso se presenta después de dos años consecutivos de aumento en las compras, según el FMI.

Rusia vendió 12,000 onzas de oro en septiembre, la primera de tales ventas en un año, según datos del FMI.

La disminución en los precios del oro de este año ha hecho que algunos bancos centrales cautelosos se mantengan al margen, hasta que el mercado se vuelve más estable, dijeron analistas y banqueros.

“Eso realmente disminuye el apoyo que tiene el oro”, dijo Jeff Wright, analista de HC Wainwright. “La compra de los bancos centrales fue una inversión fallida, la línea en la arena [que apoyó los precios en] un mercado volátil. Este es un cambio muy importante. ”

Este año hasta agosto, los bancos centrales aumentaron sus reservas de oro en 6.2 millones de onzas Troy, en comparación con los 9.6 millones de onzas en el mismo periodo de 2012, según el FMI.

El FMI recaba datos sobre las posiciones de oro a través de informes voluntarios de los bancos centrales. Mientras que tales datos se consideran precisos para la mayoría de los países, los analistas dicen que las reservas reportadas de China de 33.9 millones de onzas de oro –las quintas más altas del mundo– probablemente subestimen su verdadero total.

En general, el FMI estima que los bancos centrales poseen apenas más de mil millones de onzas de oro, o cerca de 29,000 toneladas métricas.

Sin duda, la mayoría de los bancos centrales se aferran al oro que han comprado, y muchos analistas esperan que continúen aumentando sus reservas del metal, aunque a un ritmo más lento. Los precios han comenzado a recuperarse de sus mínimos del verano, ya que los inversionistas han pospuesto la fecha en la que esperan que la Fed comience a apretarse el cinturón.

logo sura posts grande

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx