Seleccionar página

Después de tres años de bloqueo, la Unión Europea ha retomado el diálogo con Turquía acerca de su adhesión al organismo.

UE-TURQUÍA

Bruselas dio el primer paso en tres años y medio para integrar a Turquía a la Unión Europea: los representantes de la Unión Europea y del Gobierno turco comenzaron de nuevo las negociaciones que mantienen desde 2005, sin que se hayan logrado grandes avances hasta el momento.

El regreso de los representantes turcos a la capital europea tiene un gran peso político, pues indica su disposición a destrabar el proceso de adhesión, aunque sea sólo un primer paso.

La primera demostración de que las negociaciones marchan por buen sendero, se percibirá las próximas semanas cuando se concrete la firma de un acuerdo entre las dos partes para repatriar a Turquía a los inmigrantes que pisen suelo europeo por la frontera de ese país.

Ankara y la Unión Europea firmarán un acuerdo para que los extranjeros que entren a Europa por Turquía puedan ser repatriados a ese país si no cumplen con las condiciones para quedarse.

La frontera turca es hoy día un importante foco de tensión, pues casi 600 mil sirios han emigrado por la crudeza de la guerra, según cifras del gobierno de Erdogan. La firma de ese acuerdo, es la condición que exige Bruselas para empezar a negociar la contrapartida para Ankara: la eliminación de visado para viajar a la UE.

Este sería el principio de otros obstáculos que Turquía tendría que pasar antes de adherirse a la Unión Europea.