Seleccionar página

Chihuahua, Oaxaca, Baja California Sur y Michoacán, te esperan para vivir mágicas aventuras a caballo.

4-pueblos-montar-caballo-feb12

Cerocahui, Chihuahua

Este poblado está muy cerca de las imponentes Barrancas del Cobre, específicamente en la barranca más profunda de este sistema llamada Urique. En este rincón de Chihuahua, encontrarás la iglesia de San Francisco Xavier, una construcción con arquitectura de origen virreinal. También encontrarás viñedos y grandiosas formaciones rocosas en los alrededores. Los hoteles de este lugar son el Misión y el Paraíso del Oso, mismos que ofrecen recorridos a caballo por toda la región.

 

San Francisco de la Sierra, Baja California Sur

Ubicado en el corazón de la península de Baja California, podrás cabalgar visitando las pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco. Este trayecto es peculiar, ya que el recorrido es sobre una mula, un transporte que es utilizado desde viagra generic hace más de 300 años por los habitantes de la región. Este viaje es tan misterioso como el arte que lo adorna. Las excursiones duran tres días; para realizarlas, es importante gestionar permisos antes en San Ignacio.

 

Capulápam, Oaxaca

Conocido como un pueblo mágico en la Sierra del Norte de Oaxaca, podrás encontrar fiesta, música, medicina tradicional, aventuras extremas como tirolesas y rappel, criaderos de trucha. No puede faltar visitar la bellísima iglesia de San Mateo, que conserva mucho del arte barroco mexicano. Las cabalgatas son ideales, ya que sus bosques y enormes árboles, hacen de este recorrido un verdadero paraíso.

 

Angahuan, Michoacán

Angahuan es una meseta en el estado de Michoacán. Es uno de los mejores puntos de partida para conocer las ruinas de San Juan Parangaricutiro, mismas que están parcialmente sepultadas por la lava del volcán Paricutín. El mejor modo para hacerlo es a caballo, el cual lo puedes contratar en la plaza enfrente de la iglesia. Para empezar el recorrido, vale la pena conocer el pueblo, adornado de hermosas casas de madera y no olvidar apreciar el templo de Santiago Apóstol. Ahí encontraras magnífica comida y grandes obras atresanales.