Seleccionar página

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Puebla (PGJ) informó que la Fiscalía General Regional ya investiga los hechos ocurridos en el municipio de Guadalupe Victoria, donde un grupo de pobladores incendiaron la alcaldía y otros inmuebles propiedad del presidente municipal.

GV

La muerte de un comerciante, Ernesto Osorio Cervantes de 30 años, provocada por desconocidos tras resistirse a un asalto, llevó a un grupo de aproximadamente 500 pobladores del municipio de Guadalupe Victoria en el estado de Puebla, a volcar su ira en contra del Ayuntamiento y del Presidente Municipal.

El problema se presentó cuando el cadáver de la víctima se quedó en la vía pública sin que el Ministerio Público municipal o la Policía Estatal se presentara, lo que provocó la indignación de los seres queridos, quienes convocaron a una manifestación para exigir a la municipalidad cumplir con su deber.

Un grupo de pobladores se manifestó en el exterior de la presidencia municipal y posteriormente comenzó a causar daños, quemando dichas instalaciones y dos cajeros automáticos que se encontraban en el interior del inmueble, así como cuatro patrullas de la Policía Municipal. Luego se trasladaron a la casa del edil y a una clínica también de su propiedad, mismas que fueron saqueadas y quemadas. Hasta ahora, elementos de la Policía Estatal Preventiva permanecen en la zona.

De acuerdo a un comunicado de la PGJEP, el agente del Ministerio Público se encuentra realizando las diligencias e indagatorias correspondientes a fin de esclarecer el homicidio ocurrido, así como de actuar en consecuencia en contra de quienes resulten responsables de dichos actos violentos.

Cabe resaltar que en el pasado mes de octubre, pobladores incitados por líderes locales también provocaron destrozos en una camioneta que se vio involucrada en un incidente, mismo que ahora también está siendo investigado.

Por esta causa, la Policía Estatal Preventiva se hizo presente en Guadalupe Victoria desde hace un mes, debido a que los ciudadanos se niegan a que sea la autoridad municipal la que actúe.