Seleccionar página

El placer que siente el usuario al recibir un “like” o un comentario positivo, es similar al que le produce el sexo, el dinero y la comida; esto se debe al área del cerebro en donde se reproduce el estímulo.

Facebook_like_thumb

El ser humano busca la aprobación de las personas en todo momento. Esa forma de pensar, marca la pauta del comportamiento de las personas en el ámbito social, ya sea cara a cara o a través del Internet. Las redes sociales son sitios en donde la búsqueda de ese consentimiento se ha vuelto más excesiva, llegando a ser una necesidad para los usuarios.

Una de las páginas que más consiente este deseo es Facebook. Cuando el usuario sube una fotografía a la red o publica un video o comentario, espera muchas veces con ansia la aprobación de sus amigos. La acción de dar “Like” o “Me gusta”, es un modo de subir la autoestima de quienes publican alguna acción. Esto sucede mucho en esta red social, ya que es la manera en que el amigo muestra la aprobación de lo publicado.

De acuerdo con un equipo de científicos de la Universidad Libre de Berlín (UBA), a la hora de dar click en el famoso ícono, el usuario que lo recibe, lo percibe como una retroalimentación social positiva, que dispara el trabajo de una zona del cerebro relacionada con el placer: el núcleo accumbens.

Esta investigación es la primera que se realiza vinculada con el uso de las redes sociales y la activación cerebral. Con ella se confirmó que tanto los comentarios positivos, como los “likes” que cada usuario recibe de sus amigos al realizar cualquier publicación en Facebook, activa la misma zona de placer en el cerebro que se estimula con el dinero, la comida y el sexo, según Journal Frontiers in Human Neuroscience.

Mariano Sigman, director del Laboratorio de Neurociencia Integrativa de dicha universidad, informó:  “El núcleo accumbens es una pequeña estructura cerebral que integra un sistema llamado ganglios de la base. Es una estructura muy ancestral, que compartimos con muchísimos otros animales. Para usar una metáfora simplificada, es como el tesorero del cerebro”.