Seleccionar página

Una nueva investigación sugiere que la tensión de una carrera de 42.1 kilómetros (26.2 millas) puede causar daños temporales en el músculo cardiaco.

resultado-maraton-miami-2013

 

El Dr. Eric Larose, del Instituto Cardiaco y Pulmonar de Quebec, de la Universidad de Laval, estudió a 20 maratonístas de 18 a 60 años de edad. En promedio, cada uno de ellos había corrido 8 maratones. Larose evaluó a los deportistas antes y después del maratón de la ciudad de Quebec, y nuevamente tres meses después.
Descubrió que el ejercicio excesivo puede dañar el tejido cardiaco causando inflamación y otros problemas, mayormente en los corredores con menor forma física y con poco entrenamiento, así lo explico Larose en la edición de octubre de la revista Canadian Journal of Cardiology.

Aclaró que el daño que se produce no es permanente, pero que hay que pagar un precio por correr un maratón.

Los hombre y mujeres del estudio de Larose, corrían aproximadamente 8 horas al día, un equivalente a 6.1 km. Larouse analizó la sangre y otras mediciones para evaluar su función cardiaca.

Al terminar la carrera, la mitad de los corredores experimentó una reducción en las funciones ventriculares izquierda y derecha, lo que se define como la operación de las cámaras de bombeo del corazón que lleva la sangre a los pulmones y al resto del cuerpo.

Cuando un área grande del corazón se veía afectada, también se producía hinchazón y una reducción del flujo sanguíneo. Después y en todos los casos, la función había vuelto a los valores anteriores a la carrera.

Aunque no son alarmantes los cambios, recomienda entrenar mucho para lograr esos objetivos, ya que las personas que no entrenaban lo suficiente, tenían más cambios en sus funciones ventriculares.