Seleccionar página

Venezuela, bajo el mando de Chávez, junto con China, Corea del Norte, Irán, Irak y Rusia, formaron parte de la lista de objetivos a largo plazo para los agentes de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) en 2007.

NSA

Venezuela, junto con otros países, formó parte del espionaje prioritario de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus siglas en inglés), por el temor a la influencia del gobierno de Hugo Chávez que era visto como una amenaza para los intereses de Estados Unidos en América Latina.

Esta agencia espió los correos electrónicos oficiales y personales de los diez funcionarios de mayor rango en el Ministerio de Planificación y Finanzas de Venezuela.

Según The New York Times, el gobierno de George W. Bush se encontraba en competencia por el liderazgo en América Latina, con el líder venezolano, Hugo Chávez.

La NSA se encargaba de vigilar la profundidad de las relaciones de Venezuela con países que representaban un punto geográfico estratégico para Estados Unidos, por ejemplo: Irán, Cuba, China y Rusia.

Existieron situaciones en las que la agencia tuvo incluso, un funcionario en Texas que se encargaba de rastrear día con día los mensajes privados de los funcionarios venezolanos en busca de información que pudiera proporcionar una ventaja política para Estados Unidos.