Seleccionar página

El gobierno de Jalisco y ejidatarios nayaritas se enfrentan en un litigio ante un proyecto turístico en la Riviera Nayarit, conocido como La Mandarina y promovido por la empresa Rasaland.

Villa Panamerica

Varias obras de proyectos turísticos se encuentran frenadas en el estado de Jalisco, debido a que los ejidatarios de diversos terrenos se han amparado y acusan al gobierno estatal de desacato de órdenes fiscales judiciales y represión policiaca.

Lo anterior sucede en La Peñita de Jaltemba, municipio de Compostela en el estado de Nayarit; así como en Jose María Morelos y de Campo Acosta, municipio de Tomatlán, estado de Jalisco. Otro de los proyectos inmobiliarios que tampoco ha podido avanzar es el ubicado en Zapopan, edificio de la Villa Panamericana para los juegos del 2011, en donde la desocupación lleva dos años por falta de licencias muicipales.

En los años 2009 y 2010, el gobierno estatal anterior de extracción panista formó una sociedad con particulares para estos proyectos, en los cuales se invirtieron alrededor de mil 500 millones de pesos provenientes del fondo del retiro del Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal), en donde cotizan aproximadamente 100 mil funcionarios estatales y municipales. De estas inversiones el Ipejal no ha recuperado nada.

El nuevo gobierno priista amplió esta sociedad con Rasaland y adquirió 24 por ciento de las acciones de La Mandarina. Francisco Ayón, presidente del consejo de administración del Ipejal, anunció que los mil 157 millones de pesos que se destinaron en 2009 a Vistas Chalacatepec servirían ahora para diversificar y ampliar la sociedad con Rasaland.

Este nuevo gobierno posee acciones en Costas Chalacatepec, La Mandarina, el hotel Four Seasons de la Ciudad de México, y en una bolsa de 80 millones de dólares aportados por el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) con los cuales se estableció Activos Turísticos de México.

Con el nuevo trato, el Ipejal dejó de ser dueño del 49% del proyecto Vistas Chalacatepec, lo que se compensa con las acciones de La Mandarina, el Four Seasons y el fondo líquido del Fonadin. Sin embargo, será difícil que el proyecto de La Mandarina se eche a andar debido al rechazo de los ejidatarios.