Seleccionar página

descarga

Carlo Acutis era un joven italiano de tan solo 15 años, al que le encantaban los animales y la informática. En octubre de 2006 murió a causa de una leucemia fulminante. Dentro de unos años podría ser declarado santo.

Carlo Acutis no se crió en un ambiente muy cristiano. Según los testimonios de sus padres y compañeros del colegio, él les ayudó a vivir mejor su fe ganándose su respeto por la coherencia con que vivía. “Él no tenía vergüenza de manifestar sus ideas en público. Y los demás no se metían con él porque entendían que eso venía de dentro, que lo creía, que no era una cosa artificial por la que pudieran meterse con él ”.

De los testimonios obtenidos unos días después de su muerte, se encontró que Carlo estaba completamente dedicado al bienestar de las personas que conocía. El ayudaba a todos: a los inmigrantes extranjeros, limosneros, personas con discapacidad, ancianos y niños. Estaba preocupado por sus amigos con padres divorciados y los invitaba a su casa para apoyarlos. En el salón de clases siempre era la persona más amable con los que tenían dificultades para integrarse con el grupo. En más de una ocasión defendió activamente a los más débiles de su escuela, que eran sujetos de “bullying” por los compañeros dominantes.

Una de las características de Carlo era su devoción por la Eucaristía. Iba a Misa todos los días y aprovechando su dominio de la informática se decidió a crear una página web en donde recogía milagros eucarísticos de todo el mundo. Para que se abra su proceso de canonización todavía hay que superar varias etapas. Por ahora, la vida de Carlo está siendo estudiada. Si se aprueba que vivió las virtudes heroicamente para su edad y circunstancias será declarado venerable.