Seleccionar página

Tensa calma en las tribunas se vivió durante el partido de Chivas-Pumas este domingo en el Estadio Omnilife de la ciudad de Guadalajara, donde el Rebaño Sagrado logró romper la racha de 12 partidos sin ganar.

Marquez Lugo 03_11_13

En un duelo de “grandes”, donde ambos equipos han tenido una campaña para el olvido, Pumas confirmó ser peor que el Rebaño, pues con muy poco, el Guadalajara sacó la victoria 1-0 de la mano de Rafael Márquez Lugo, y el plantel rojiblanco terminó por hundir en su tumba a los universitarios.

Chivas salió con una actitud totalmente distinta a la que había mostrado durante todo el torneo, cambió su rostro y fue ofensivo desde el arranque del partido, donde rápidamente lograron su cometido al minuto 12: irse arriba en el marcador, gracias a un error del experimentado paraguayo Darío Verón.

El gol de Márquez Lugo no era suficiente, pues los errores defensivos seguían y el peligro en la zona de Chivas, la que estuvo resguardada en esta ocasión por Antonio Rodríguez, era evidente cada que los felinos adelantaban líneas.

La segunda mitad tuvo otra sorpresa del técnico rojiblanco, mandando a la banca a su capitán, Héctor Reynoso, quien no recibió atención médica en el banquillo, lo que dejó en claro que Juan Carlos Ortega tomó medidas al fin contra quienes no pasan por un buen momento futbolístico.

Pumas comenzó a apretar en el complemento al ver que el Guadalajara ya no intentaba ir a la ofensiva y estuvo cerca de lograr el empate, pues en los primeros minutos, el español Luis García sacó un impresionante disparo desde fuera del área que se estrelló en el arco.

En la recta final del partido, Pikolín Palacios hizo de las suyas y en una jugada polémica trabó dentro del área a Marco Fabián, después de cometer un error en la recepción de la pelota, pero el silbante no marcó la clara falta y el marcador terminó 1-0 a favor del Rebaño Sagrado.

A pesar de la victoria, la afición rojiblanca exhibió una serie de mantas en las que dedicaron mensajes de reclamo al equipo, cuerpo técnico y directiva.

“Se van o mueren”, “Lárgate Vergara”, “Se acabó la paciencia” y “Antes de un descenso conocerán el panteón”, fueron algunas de las consignas que se pudieron leer en la tribuna, mismas que fueron retiradas por personal de seguridad privada del inmueble, apoyados por la autoridad municipal de Zapopan, por lo que se calentó el ambiente y comenzaron los golpes entre las partes involucradas.

Para mediados de 2014, Chivas probablemente se enfrente a problemas en la tabla porcentual debido a sus números recientes en los últimos seis torneos. Un partido que marca apenas su segunda victoria de una triste campaña bajo amenazas de su propia afición, que en la despedida como local no perdona y tampoco olvida el pésimo torneo de su club.