Seleccionar página

Dicen que el oro no se da en los árboles, pero recientemente un grupo de científicos en Australia descubrió depósitos del metal preciado en árboles de eucalipto en Outback, zona semiárida de ese país.

gold_tree_wallpaper

Ya se conocía bien que las plantas y árboles absorben minerales, como el oro, a través de sus hojas, pero hasta ahora los científicos no habían podido probar que los minerales en cuestión procedían del subsuelo profundo y no de los depósitos superficiales en el suelo.

Según el estudio, publicado esta semana en la revista en línea “Nature Communications”, los árboles de eucalipto y acacia en el occidente y sur de Australia, tienen un sistemas de raíces profundos y extensos. En épocas de sequía, éstas escarban profundamente en busca de agua; tan profundamente, que algunos árboles literalmente llegan al oro.

La concentración promedio de oro es de 80 partes por mil millones en las hojas de los árboles, y sólo cuatro partes por mil millones en la corteza, lo que significa que el metal no es visible a simple vista.

De acuerdo con los investigadores, esto podría llevar a métodos de prospección nuevos y más exitosos de extracción de oro.