Seleccionar página

Leales al destituido Presidente Mohamed Morsi, comenzaron una nueva ola de protestas en todo Egipto días antes de su juicio, lo que ha provocado choque entre opositores y leales al gobierno actual. 

Morsi

El día de hoy, viernes, las fuerzas de seguridad utilizaron gas lacrimógeno para romper las manifestaciones en Alejandría, donde al menos 60 personas fueron arrestadas. El Cairo y Giza también vivieron una jornada de manifestaciones.

Leales a Morsi han lanzado un llamado a manifestarse diariamente desde hoy y hasta que el removido presidente sea juzgado el lunes, incitando a la gente a reunirse afuera de las instalaciones de la policía en El Cairo, cerca de la prisión Cairo Tora, en donde se cree que se encuentra Morsi.

Funcionarios del Ministerio del Interior han declarado que 20 mil policías serán desplegados el próximo lunes para resguardar la Academia del Cairo en el sur, lugar en donde se llevará a cabo el juicio, así como para asegurar el traslado de Morsi a la sala del tribunal.

Desde el 3 de julio, cuando fue removido por el Ejército, el expresidente Morsi no volvió a ser visto. Ahí se le acusó de incitar al asesinato de los manifestantes en su contra. Morsi será juzgado junto con otras 14 personas.

En la misma línea de eventos, por lo menos 22 mujeres, miembros de la Hermandad Musulmana, fueron detenidas el jueves y acusadas de usar la fuerza para alterar el tráfico en las protestas y por ser miembros de un grupo ilegal, tal como es considerada la Hermandad Musulmana. Las edades de las detenidas oscilan entre los 15 a 25 años.

Al día de hoy, se calcula que al menos 1,000 miembros de la Hermandad Musulmana han muerto desde el inicio de los enfrentamientos el pasado mes julio y 2,000 más han sido arrestados.