Seleccionar página

El gobierno argentino inició este jueves el proceso que obliga al grupo de multimedios, Clarín, a desprenderse de decenas de radios y televisoras, tras el fallo de la Corte Suprema que consideró constitucional una ley que limita el número de licencias que puede tener un mismo grupo.

clarin_tacho

Por su parte, Clarín calificó de “grave atropello” la visita que hizo hoy a su sede el responsable del ente gubernamental para notificar la plena vigencia de esta polémica ley de medios y la necesidad de adecuarse a la misma.

Clarín, un fuerte crítico de la gestión de la presidenta Cristina Fernández, controla el principal operador de televisión por cable, el diario de mayor tirada, las radios más escuchadas y dos de los canales de televisión con más audiencia.

En tanto, fuentes presidenciales revelaron que la mandataria de Argentina, Cristina Fernández, quien se encuentra en estricto reposo médico desde que fue operada el pasado 8 de octubre por una lesión en la cabeza, recibió con agrado el fallo de la Corte Suprema de Justicia en favor de la constitucionalidad de la Ley de Medios

La decisión de la Corte representa uno de los triunfos políticos más importantes en la década de gobiernos kirchneristas, ya que la sentencia obligará a uno de sus principales enemigos, el Grupo Clarín, a cumplir con una ley a la que se resistió durante años.

Tras la notificación oficial, el conglomerado multimedia tiene 15 días para ratificar la información recibida hoy de la Afsca, según informó Sabbatella a los medios.

A partir de ahí, un organismo oficial tasará sus licencias, se seleccionará entre aquellas que exceden los máximos previstos por la ley y se sacarán a concurso.

El Grupo Clarín es el más afectado por la normativa, que repercutirá además en otros grupos de comunicación de Argentina o con intereses en el país, como el español Prisa.