Seleccionar página

Tuvieron que pasar 13 años para que el profesor tzotzil, Alberto Patishtán, volviera a recobrar su libertad.

patishtan-libre

En medio de una gran algarabía, Patishtán Gómez fue liberado después de que el presidente Enrique Peña Nieto, lo indultara con base en el Código Penal, reformado el pasado martes por el Congreso.

A las 15:30 horas, el profesor ofreció su primera conferencia de prensa en libertad en Casa de la Solidaridad, en donde fue recibido y ovacionado por activistas y representantes de varias organizaciones sociales, así como personalidades como el escritor Adolfo Gilly, la periodista Blanche Pietrich, y los actores Daniel Giménez Cacho y Mardonio Carballo, entre otros.

“Quisieron apagar mi lucha, hacerla restar, pero lo que pasó fue multiplicarla”, fueron las primeras palabras que dijo Alberto Patishtán en la conferencia de prensa, acompañado por sus hijos y nietos.

Patishtán pasó los últimos 13 años de su vida en prisión acusado presuntamente de participar en una emboscada en la que murieron siete policías en el municipio de El Bosque, Chiapas, en el año 2000.

“Me están dando la libertad no por el delito sino por las grandes violaciones y que estuvo manipulado todo mi proceso, en eso está y por eso aquí sigo y seguiré. Mi misión solamente Dios sabrá en mí qué voy a hacer, pero motivos para seguir caminando y reclamar justicia no hacen falta, es lo que hace sobrar, mucho ánimo a todos ustedes, ¡gracias!”, agregó.

En tanto, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, anunció que “como resultado de un profundo análisis jurídico y de las circunstancias que imperaron a lo largo del caso, el presidente de la República, en ejercicio de sus facultades contenidas en la Constitución y en el Código Penal Federal, el día jueves, ha determinado otorgar el indulto al profesor Alberto Patishtán Gómez y notificarle su libertad inmediata“.

El funcionario expuso que para sustentar el indulto “se identificaron indicios consistentes de violaciones graves a los derechos humanos, particularmente al debido proceso“.